Entrades populars

dissabte, 2 de novembre de 2013

“LOS ILUSOS” de Jonás Trueba y “LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA” de Daniel Sánchez Arévalo











Dos maneras diferentes de ver el cine español, de dos directores que son hijos de artistas, Jonás Trueba, hijo de Fernando, y Daniel Sánchez Arévalo, hijo del pintor José Ramón Sánchez y de la actriz Carmen Arévalo. También dos maneras distintas de ver la vida, más comercial el segundo y más “de autor” el primero. Jonás Groucho Trueba, nacido un año después de que su padre estrenara “Ópera prima”, y después de su primera película, “Todas las canciones hablan de mi”, rodada en el mismo barrio de la película de su padre, ha podido rodar la segunda como ha podido, como desgraciadamente le pasa a mucha gente del cine español, que por los recortes del Gobierno y el desinterés u hostilidad del público y de los gobernantes ha puesto de moda el “crowfunding”, rodar una película con aportaciones de la gente. El resultado ha sido “Los ilusos”, rodada en blanco y negro, con un estilo entre Truffaut y Woody Allen, sin acontecimientos espectaculares. Un director de cine, León (Francesco Carril), reflexiona sobre la vida y prepara una nueva película, conviviendo entre sus amores fugaces, sus amigos y conocidos. Actores y actrices jóvenes y más maduros, amigos del director, colaboraron en sus ratos libres durante varios meses para rodar la película. Además, Trueba hijo narra todo con un estilo aparentemente descuidado, incluyendo asimismo “tomas falsas” en algún momento, como si quisiera ser experimental o innovador. El resultado es irregular y extraño, pero que desprende veracidad.
La de Daniel Sánchez Arévalo es más elaborada, con un mejor acabado, pero lo que le sobra a la película de Jonás Trueba le falta a ésta: veracidad. Nos propone una extraña boda en una finca de cría de caballos, en pleno campo, justo el día que se jugaba la final del Mundial de fútbol de Sudáfrica entre España y Holanda, que dio su primer Mundial a la primera. Mientras unos querían escaquearse para ver la final por televisión, otros se obsesionaban en que la boda saliera perfecta. Con un reparto variado encabezado por Quim Gutiérrez y Antonio De La Torre, habituales en las películas del director, además de Verónica Echegui (“Yo soy la Juani”), asistimos a una boda marcada por secretos inconfesables, rencores o heridas del pasado no cicatrizadas y demás situaciones entre rocambolescas y absurdas. Algunas de una gracia indudable, eso sí, pero cae en la habitual obsesión de DSA por los personajes frikis, en especial por un hermano retrasado mental (Roberto Alamo, “La piel que habito”) o por una chica con aspecto de “choni” de extrarradio, la hermana de la novia, Mónica (Sandra Martín). Curiosamente se utiliza una película musical del Hollywood dorado, “Siete novias para siete hermanos”, como metáfora de lo que pasará en esta boda, donde varios hermanos que tienen los mismos nombres bíblicos que en la película vivirán un día inolvidable, en el buen o mal sentido. Todo con el fútbol de fondo, también una metáfora de cómo España, al ganar el Mundial, sacaba al país entero de su condición de perdedora desde la Guerra de Cuba. Pero acaba siendo una comedia mediocre que sólo remonta al final, cuando se resuelve el enigma del extraño comportamiento del padre de familia (Héctor Colomé).

LOS ILUSOS: * * *
LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA: * *

"LOS ILUSOS" de Jonás Trueba i "LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA" de Daniel Sánchez Arévalo

Dues maneres diferents de veure el cinema espanyol, de dos directors que són fills d'artistes, Jonás Trueba, fill de Fernando, i Daniel Sánchez Arévalo, fill del pintor José Ramón Sánchez i de l'actriu Carmen Arévalo. També dues maneres diferents de veure la vida, més comercial el segon i més "d'autor" el primer. Jonás Groucho Trueba, nascut un any després que el seu pare estrenés "Ópera prima", i després de la seva primera pel.lícula, "Todas las canciones hablan de mi", rodada al mateix barri de la pel.lícula del seu pare, ha pogut rodar la segona com ha pogut, com desgraciadament els passa a molta gent del cinema espanyol, que per les retallades del Govern i el desinterès o l’hostilitat del públic i dels governants ha posat de moda el “crowfunding”, és a dir, fer una pel.lícula amb aportacions de la gent. El resultat ha sigut "Los ilusos", rodada en blanc i negre, amb un estil entre Truffaut i Woody Allen, sense esdeveniments espectaculars. Un director de cinema, en León (Francesco Carril), fa reflexions sobre la vida i prepara una nova pel.lícula , convivint entre els seus amors fugaços, els seus amics i coneguts. Actors i actrius joves i més madurs, amics del director, van col.laborar en les estones lliures durant diversos mesos per fer la pel.lícula . A més, Trueba fill narra tot amb un estil aparentment descurat, incloent fins i tot de "preses falses" en algun moment, com si volgués ser experimental o innovador. El resultat és irregular i estrany, però que desprèn una versemblança a dojo.
La de Daniel Sánchez Arévalo és més elaborada, amb un millor acabat, però allò que li sobra a la pel.lícula de Jonás Trueba li manca a aquesta: versemblança. Ens proposa un estrany casament dins una finca de cria de cavalls, enmig del camp, tot just el dia que es jugava la final del Mundial de futbol de Sud-àfrica entre Espanya i Holanda, que va donar el seu primer Mundial a la primera. Mentre uns volien anar-se’n per veure la final per televisió, d’altres s’obsessionaven en que el casament sortís perfecte. Amb un repartiment variat encapçalat per Quim Gutiérrez i Antonio De La Torre, habituals en les pel.lícules del director, a més de la Verónica Echegui ("Jo sóc la Juani"), assistim a un casament marcat per secrets inconfessables, rancors o ferides del passat no cicatritzades i d’altres situacions entre rocambolesques i absurdes. Algunes d'una gràcia indubtable, això sí, però cau en l'habitual obsessió de DSA pels personatges frikis, especialment per un germà retardat mental (Roberto Alamo, "La piel que habito") o per una noia amb aspecte de "choni" de ciutat dormitori, la germana de la núvia, la Mónica (Sandra Martín). Curiosament s'utilitza una pel.lícula musical del Hollywood daurat, "Set núvies per a set germans", com a metàfora a’allò que passarà en aquest casament, on diversos germans que tenen els mateixos noms bíblics que a la pel.lícula hi viuran un dia inoblidable, en el bon o mal sentit. Tot amb el futbol de rerefons, també una metàfora de com Espanya, en guanyar el Mundial, treia al país sencer de la seva condició de perdedora des de la Guerra de Cuba. Però acaba sent una comèdia mediocre que només puja cap al final, quan es resol l'enigma de l'estrany comportament del pare de família (Héctor Colomé).

LOS ILUSOS: * * *
LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA: * *











Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada